viernes, 11 de abril de 2014

EL EXITO NO ES UN ACCIDENTE

En algunas conversaciones se debe convenir de antemano, la manera de trabajar y para ello debemos estar dispuestos, a escuchar, a analizar, y no cerrarse ciegamente de mirar opciones que por lo resultados obtenidos ya son obsoletas. Debe centrarse toda la atención en los cursos de los especialistas. Es muy común pensar que ya se sabe todo, es muy común achacar todos los problemas de falta de resultados, a la falta de elementos, falta de medios, falta de información, pero nunca a nosotros mismos. Si empleamos la apertura mental para la búsqueda de mayor conocimiento, comenzaremos a estar abiertos a las nuevas opiniones, técnicas, tácticas y físicas. Para poder realizar la lectura de las traducciones, éstas deben ser cortas para ser una guía breve del resto de la lectura.
En realidad todo debería trascurrir de una manera muy fácil, y que sea muy amable, después más adelante en el curso del tiempo con los entrenamientos, seguirán viendo los detalles más profundos de cada tarea.
No importa si uno gana o pierde, hasta que se pierde!
Todos dicen que no importa si uno gana o pierde. Pero cuando uno pierde, importa muchísimo. Se siente dolor! Lo único que impide abandonar, es intentar ganar el próximo partido.
El entrenamiento mental en el deporte, es por definición la práctica habitual y continua de sistematizar determinadas habilidades mentales con el objetivo de mejorar el rendimiento del deporte. Para lograr dicha mejorar se requiere un proceso de acostumbramiento progresivo y un trabajo constante de las habilidades mentales y físicas. Es en la actualidad donde los deportistas que intervienen en el alto rendimiento deportivo, están entrenados física, técnica y tácticamente en muy buena forma, la diferencia la establece la preparación mental que hay entre uno y otro competidor. Entre las más importantes, las habilidades que se entrenan son, la relajación, la visualización como la concentración, la auto confianza, y el establecimiento de metas.
Descubriremos que la determinación de cada uno para la mayor fuerza mental, y agudizar al máximo la posibilidad de tener un rendimiento mental constante, bajo presión, cuando sea necesario.
Por consiguiente, el método de trabajo para tener una mayor determinación, trata de la comprensión de estos procesos desarrollándolos en sus posibilidades totales y manteniendo un cuidadoso equilibrio entre las tres partes básicas:
La primera consciente: la fuerza de los pensamientos… Muestra imágenes mentales. La mente consciente controla todos los sentidos: la vista, el oído, el olfato, el gusto y el tacto. Es aquello que usted visualiza o piensa.
La mente subconsciente: la fuente de las habilidades y del poder para desempeñarse. Toda buena acción se logra en forma subconsciente. Desarrollamos habilidades con la repetición de los pensamientos conscientes, hasta que la mente subconsciente lo hace automáticamente.
La propia imagen: hace que usted actúe como “usted mismo.” La Autoimagen es la totalidad de los hábitos y de las actitudes. El rendimiento y la Autoimagen siempre son equivalentes.
Los principios de la determinación mental gobiernan la manera en que funciona la mente. Estos principios son conceptos comunes a los ganadores, que han superado la prueba del tiempo. Funciona para toda la gente, todo el tiempo, y se puede aplicar al rendimiento de los deportes, al éxito en los negocios y al desarrollo personal.

Recuerde, el éxito no es un accidente. Sigue un curso determinado y estos principios son los limites de su recorrido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares