sábado, 27 de diciembre de 2014

EN EL TRABAJO DE "ALTO RENDIMIENTO" EL TRABAJO MENTAL OCUPA UN ALTO PORCENTAJE

Por entrenados que estemos si no estamos preparados, no podremos ganar, o no haremos los deberes en competencia, de lo preparado en los entrenamientos.
La fuerza de trabajar al máximo, la manera de tener un rendimiento mental constante, y bajo presión si es necesario, será más fácil cuando la disciplina corporal esté trabajada plenamente. En ese momento el cuerpo responde naturalmente a los movimientos que hay que realizar, y la mente se limita a los trabajos finos y más delicados, facilitándole así la tarea, más aún con la presión de una competencia.
En los tiempos en los cuales vamos preparándonos mentalmente para las competencias, es indispensable, que se coordine el trabajo técnico y físico de una manera exquisita, muy elaborada y muy precisa, para que en este permanente acostumbramiento, sistematización o mecanización, sea tan bueno, que solo debemos entrenarlo mientras entrenamos, no solo en forma específica. A menos que sea la incorporación de algo nuevo en la técnica o los movimientos.
Actuar en forma correcta y triunfal, es algo que sobresale de lo común, porque resulta fácil para el puñado de ganadores, y una actuación triunfante da aún más poder interno.
Debemos entender que una actuación deficiente, está llena de amarguras y un esfuerzo extra tirado al cesto de la basura, dejando en el piso demasiados días y meses de trabajo. Pensemos, en que momentos vemos que hacemos el mayor esfuerzo?: cuando todo va bien?, o cuando todo va mal?
Esto es como decir que largamos algo hacia delante y es como una pelota de tenis que va directo a un rincón y pega encima sobre la línea, no hubo nada que se interpusiera, no tuvimos que perder tiempo  buscando entre los obstáculos. Cuando se juega bien uno está en equilibrio, por ello la preparación técnica que va de la mano con la mental son dos pilares inseparables.
Además cuando construimos una buena imagen de nosotros mismos, es innegable, nos sabemos ganadores.
Muchos se han aventurado a decir que la mente es el 90 % de todo lo que hacemos en el deporte, en realidad no se sabe si llega a semejante porcentaje, pero si se sabe que es muy poderosa. Pero sin lugar a dudas, solo ocurrirá si estamos entrenados en forma correcta y sistemática.
A los que ganan le es fácil hacerlo, porque se prepararon y no le es problema hacer la tareas de los entrenamientos en una competencia, porque entrenaron bien y duro. Por ello funciona que ganar es fácil para los ganadores, y no solo en los deportes, en la vida en general. El éxito no es un accidente, este se logra siguiendo el curso determinado, es una consecuencia, o sea, es el resultado natural, de un trabajo muy grande.
Es imposible tener pensamiento positivos y negativos a la vez.
Lo que decimos no es lo importante, lo que hacemos sí, diremos que sabemos todo muy bien, y si después hacemos todo mal, lo queremos explicar. Debemos dejar de explicar lo errores, debemos convertirlos en un alegre y fácil análisis. O sea, algo no salió a lo previsto, bien, simplemente lo repetimos y lo hacemos bien, y si vuelve a  no salir, deberemos entrenar mucho mas, así de simple, no hace falta el escándalo, la raqueta en el piso, los gritos, (todo negativo) los berrinches, solo para conformarnos o para adelantar las explicaciones a quien nos mira. Nuestra altura debe ser distinta, debemos ser más profesionales, aunque no lo seamos en ingresos, pero, si, debemos pensar como ellos, y  así le ganaremos.
En nuestra mente interior, se desarrollan muchos sucesos desde el primer trabajo de entrenamiento y va a mejorar a medida que desarrollemos mas nuestras habilidades con mucha práctica, esto es hacer una automatización increíble, tan grande como frenar sin pensar al llegar a una esquina, si esto es comprendido, entenderemos que nuestra mente interior maneja mucho mas situaciones a la vez que nuestra mente consciente, si sabemos hacerlo, tenemos a nuestro favor, el mayor de los poderes.
Entendamos bien que la mente interior, (subconsciente) debe hacer su trabajo, y la consciente el suyo, pero cuando la consciente quiere pasar por encima de la otra, terminamos en una catástrofe.

Grandes deportistas nos hacen parecer todo muy fácil, como por ejemplo, la gimnasia deportiva en anilla como ejemplo, 100 metros llanos en 9,58 segundos con 41 pasos, que fácil es, si, con muchos años de entrenamiento, y con las rutinas automatizadas hasta la excelencia, y como se saben ganadores, la mente consciente solo se limita a coordinar los últimos detalles, para cumplir con una rutina mas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares